María la Judía

María la Judía, también apodada María la Hebrea o Miriam la Profetisa, fue una alquimista e inventora que vivió aproximadamente en los siglos I y II. No se conservan datos significativos acerca de su vida, aunque se sabe que estaba vinculada a Alejandría y prácticamente toda su obra se perdió tras incendiarse la famosa biblioteca de la ciudad en el año 273, así como por el decreto contra la alquimia de Diocleciano en el 296. Estudió al alquimista persa Ostanes (siglo III a. C.) y educó a un discípulo directo de nombre incierto, al que se conoce como Agathodaimon. Se trata de la primera inventora de la historia occidental, siendo la iniciadora de otros grandes nombres de científicas como la matemática Hipatia de Alejandría (siglos IV-V) o la médica Trótula de Salerno (siglos XI-XII). Debió fallecer a una edad temprana, víctima —probablemente— de la toxicidad de sus experimentos químicos.

Califica